Sobre la sentencia a Alberto Fujimori (2009)

Proyecto coherenciaGobierno coherencte, organizaciones de jóvenes universitarios y profesionales, ante la histórica sentencia que condena a Alberto Fujimori, sentimos la obligación de dejar sentada nuestra posición en los siguientes términos:

  1. Lo más importante de este proceso no es la condena en sí, sino el mensaje que conlleva. Relevamos el hecho de que un ex presidente pueda ser acusado y juzgado por un tribunal independiente y calificado, guardando el proceso propio de un Estado de Derecho. Nos deja la sensación de que en el Perú es posible impartir Justicia sin importar las condiciones de poder de acusados o acusadores.
  2. La sentencia no condena al gobierno fujimorista, sino una serie de hechos ilícitos concretos cometidos por Alberto Fujimori durante su gobierno que atentan contra los Derechos Humanos. El juicio político se enmarca en un terreno distinto al de la resolución judicial. Es importante que la discusión y opinión que cada uno exprese se dé atendiendo esta distinción para no confundir ni generar argumentos falaces. Los medios de comunicación, líderes de opinión y los profesionales del Derecho deben ejercer una posición más docente y orientadora hacia los ciudadanos en ese sentido.
  3. El juicio a Alberto Fujimori no ha concluido. Aún quedan pendientes dos procesos importantes: uno en el ámbito jurídico, que se dará con la resolución de la Corte Suprema a la apelación de la defensa del sentenciado; y una segunda en el ámbito político, donde las fuerzas políticas deberán demostrar con ideas y propuestas por qué las acciones realizadas durante el gobierno fujimorista no se enmarcan en la práctica democrática que defendemos.
  4. El Perú ha dado un paso en el largo camino de la democracia. La condena a Alberto Fujimori nos demuestra que actos represivos, autoritarios, y sin respeto hacia los derechos fundamentales de todas las personas, son sancionados también en el ámbito judicial. Este precedente sienta una advertencia severa para la actuación de nuestros gobernantes sobre las estrategias de lucha contra el flagelo terrorista. Esta sentencia no puede ser percibida como un aliciente a los execrables crímenes subversivos. La derrota del terrorismo se debió a estrategias de inteligencia de nuestras Fuerzas Armadas y Policiales, así como la participación organizada de sectores de la sociedad civil, acciones totalmente ajenas al asesinato y el secuestro selectivo, hechos por los que Alberto Fujimori deberá purgar condena.

Reconocemos este capítulo como un acto que celebra la justicia y rechaza la impunidad. De nuestra generación depende la construcción de ese país diferente que imaginamos, un Perú coherencte.

Lima, 8 de abril de 2009.

« Previous Post
Next Post »