Romper y cambiar el molde

Romper y cambiar el molde

El espacio público como uno de encuentro, diálogo y convivencia ha sido vulnerado por una sociedad peruana altamente fragmentada, violenta y desigual. ¿No es acaso en la educación  donde tenemos la oportunidad de revertir esta situación?

Hoy por hoy vivimos aún frente a rezagos de un modelo educativo con valores que vienen de la Revolución Francesa (instrucción, homogeneidad, orden, disciplina, control social) y del actual Estado neoliberal (competencia, eficiencia, productividad, excelencia).

Hay quienes creen claramente que es el sistema económico el que moldea las sociedades, y razones quizá les sobren. Veamos nomás como la competencia, el éxito o el crecimiento económico se vuelven valores casi exclusivos no sólo de los ciudadanos, sino también de la tecnocracia pública. El mercado está definiendo las reglas de juego de nuestro sistema educativo. Véase por ejemplo como es casi de sentido común motivar a los estudiantes estudiar las carreras que el mercado demanda, y que no precisamente son las que nuestras sociedades necesitan. Eso es preocupante.

A pesar de todo, creo en la educación como arma letal para transformar sociedades, un pilar revolucionario de primera índole, que parece muy pocos quieren asumir.

Se hace necesario pues, un cambio de chip en el tema educativo si se quiere una verdadera reforma –con todas sus letras- y hacer de la educación un instrumento de emancipación, desarrollo y progreso social. La educación no es un tema exclusivamente técnico, es un tema que es principalmente ciudadano. Y por supuesto, político. Es un tópico en el que todos tenemos el deber y el derecho de participar, informarnos y aportar, en todos los espacios. La educación supera así el aula, y se expande en toda una sociedad, a todos nosotros.

Romper y cambiar el molde. Sí, quizá progresivamente. Pero vamos, mi apuesta es principalmente política.

Carlos Cuadros Ramos
Sociólogo, activista político y miembro de Decisión Ciudadana.
« Previous Post
Next Post »