Réquiem por una vida

Réquiem por una vida

LUQUI2Las mayores catástrofes humanitarias del siglo pasadofueron causadas por diferencias raciales o étnicas: el Holocausto judío, el conflicto Hutu-Tutsi en Rwanda, la masacre bosnia, entre otras, dejaron más de 8 millones de muertes aproximadamente. Esto significó alrededor del 0.1% de la población actual del planeta.

Tan significativos son los crímenes relacionados con matanzas raciales, que tienen su propio concepto en el derecho penal internacional: genocidio. Este es uno de los crímenes más castigados por el derecho internacional. El genocidio significa la eliminación total sistemática de una parte de la población de un territorio basado en una característica específica en común, ya sea religiosa, étnica o racial. Esto está tipificado en la Convención sobre Genocidio de las Naciones Unidas de 1948.

Conociendo esto, es importante recordar a una persona que evitó que uno de los países más poblados del continente africano deviniera en lo que hubiera sido una catástrofe humanitaria de enormes proporciones. Quizás más grande que el Genocidio de Rwanda, considerado el segundo mayor conflicto de limpieza racial después del Holocausto.

Me refiero al Sr. Nelson Rolihlahla Mandela, Madiba, que falleció el jueves 5 de diciembre del 2013 a los 95 años de edad. Mandela, encabezó el movimiento Anti-Apartheid en Sudáfrica, acabando así con el estilo de vida, de profunda segregación racial, que dominó dicho país desde 1948 hasta 1994, año en que Nelson Mandela es nombrado Presidente de Sudáfrica, convirtiéndose en el primer presidente negro elegido democráticamente de esta nación.

Apartheid significa literalmente “separación” en Afrikaans, uno de los idiomas oficiales de África.  Su propósito fue proteger y mantener en poder a la minoritaria élite blanca sudafricana, descendientes de los colonos holandeses y británicos. Este sistema se convirtió en un régimen legal de gobierno que discriminó a la población negra en Sudáfrica. Bajo el Apartheid la población fue segregada en “blancos”, “negros”, “personas de color” e “Hindúes”. A finales de los años 50, en 1958, a los negros se les quitó la ciudadanía. Existían escuelas, buses y hospitales exclusivamente para negros, en condiciones mucho peores que sus contrapartes para blancos. La conocida frase: “no están permitidos perros ni negros” viene a colación. Las leyes también eran discriminatorias, siendo las penas significativamente mayores para la población negra que para la blanca frente al mismo crimen.

El movimiento Anti-Apartheid, representado por el partido Congreso Nacional Africano, utilizó en principio la desobediencia pública y marchas de protesta como métodos de resistencia. Posteriormente se llevaron a cabo medidas más violentas de protesta, siempre cuidando el daño colateral.

En junio de 1963, Nelson Mandela fue arrestado por traición y sentenciado a cadena perpetua, en el Juicio de Rivonia. Las declaraciones de Mandela en este proceso, dan cuenta de los ideales que movilizaron al movimiento Anti-Apartheid: “He luchado contra la dominación de los blancos y contra la dominación de los negros. He deseado una democracia ideal y una sociedad libre en que todas las personas vivan en armonía y con iguales oportunidades. Es un ideal con el cual quiero vivir y lograr. Pero si fuese necesario, también sería un ideal por el cual estoy dispuesto a morir”.

Este suceso generó la creación del “Movimiento de Conciencia Negra” (MCN), inspirado por los ideales de Mandela. El MCN fue una pieza principal en el Movimiento Anti-Apartheid y su devenir posterior al encarcelamiento de Nelson Mandela. Uno de los motores del MCN fue la oposición no violenta.

En septiembre de 1989 asume la presidencia sudafricana Frederik de Klerk. Este tomó políticas para poner fin al Apartheid, entre ellas el ex carcelamiento de Nelson Mandela a principios de 1990 después de 27 años de cárcel en la isla de Robben Island. De Klerk, trabajando de la mano con Mandela, fue eliminando las leyes discriminadoras y de segregación racial del Apartheid. Por dicho trabajo recibieron el Premio Nobel de la Paz en 1993. En las elecciones posteriores, abril de 1994, se dio por primera vez el derecho a voto a la población negra sudafricana. En estas elecciones salió vencedor Nelson Mandela, eliminando así cualquier vestigio del Apartheid. Durante su gobierno, de solo un periodo, se dieron políticas de reconciliación nacional como por ejemplo el establecimiento de una Comisión para la Verdad y la Reconciliación.

La situación que ocurrió en Sudáfrica con el Apartheid es muy similar a la acontecida en un vecino país del África en 1994, me refiero al Genocidio de Rwanda. Ambos eventos tuvieron el mismo “caldo de cultivo”, fuertes segregaciones raciales o étnicas entre grupos pertenecientes a un mismo territorio causadas por una élite gobernante minoritaria. Sin embargo, uno desenlazó en uno de los más sangrientos episodios de la historia actual donde murieron 800,000 personas en 100 días y el otro evento tuvo un desenlace pacífico.

La figura de Nelson Mandela y sus ideales fueron determinantes para que lo que aconteció en ese país no sea conocido como el “Genocidio Sudafricano”.

Por todo lo antes dicho, “Hamba kahle, Madiba” [1] trataremos de continuar tu legado.

[1] “Adiós, Madiba” en Zulú y Xhosa, lengua natal de Mandela.

Julio José Luqui-Lagleyze de la Puente

Internacionalista.

« Previous Post
Next Post »