Una postura original: Estar contra de la pobreza.

Pedro Pablo Kucziensky tiene excelente credenciales académicas y profesionales. Es un ejemplo arquetipal de la élite internacional: domina varios idiomas desde niño,  estudió en Cambridge y en universidades de la Yve League y trabajó en instituciones internacionales [1]. Este último punto, ser parte de la élite, está bastante bien estudiado por las ciencias sociales en Europa [2], y se hace la precisión porque el debate sobre la peruanidad del candidato de Peruanos Por el Kambio es bastante poco inteligente.

No obstante, es gracias a esta aura de economista de nivel internacional que un gran número de peruanos confía en el candidato. Es cierto, además, que tiene muy claros los objetivos del país. La idea clave del plan de gobierno es aumentar y optimizar el presupuesto en sectores claves: educación, infraestructura, salud y seguridad.

En realidad, este ha sido el proyecto, el sueño de todos los peruanos desde que el Perú es el Perú. Es casi una misión mesiánica para todos los presidentes. Pero, como diría Trostky, “los hechos son tercos” y tenemos que ver nuestras finanzas públicas: ¿Cuánta plata tendremos para cumplir nuestros sueños?

PPK-luchara-contra-la-corrupcion-5

La plata no llega sola

Dentro del plan de gobierno de PPK los nuevos gastos están muy bien explicados y hasta detallados. Se aumenta el presupuesto de todo, básicamente. Pero el candidato de Peruanos Por el Kambio es muy poco locuaz sobre cómo va tener los recursos necesarios para llegar a sus metas.

Hay tres ideas claves: 1. Reducir los impuestos para recaudar más; 2. Ayudar a la formalización simplificado las barreras administrativas; 3. Dejar correr el déficit estructural en 3% del PBI hasta 2019.

Es un voto de fe en la doxa liberal. Estas ideas han probado su eficacia en economías industrializadas. Sin embargo, en una economía pequeña y abierta al mundo como la nuestra, nuestro crecimiento económico –y nuestros ingresos tributarios- depende de los vientos del comercio mundial. Para ser más directos, todo depende del precio de los minerales y de recursos agro-industriales.

  • Reducir los impuestos. ¿para qué?
    Durante el gobierno de Ollanta Humala se aprobó una reducción del impuesto a la renta en octubre del 2014 sin efecto positivo conocido. Es más, el economista Juan Mendoza, profesor de macroeconomia y políticas económicas en la Universidad del Pacifico, considera que fue una falsa buena idea ya que no tuvo ningún efecto para reactivar la economía[3]. En marzo del 2016, el Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (IEDEP) de la Cámara de Comercio de Lima, manifestó la posibilidad de incrementar los ingresos fiscales en un 9% del PBI. Pero cabe resaltar que según César Peñaranda, director ejecutivo del IEDEP- CCL, “las fuentes potenciales para aumentar los ingresos tributarios provendrían, principalmente, del combate a la alta evasión, que representa el 7,14% del PBI, y que en el caso del IGV y del  Impuesto a la Renta (IR) alcanza el 3,68 y 3,46% del PBI, respectivamente”[4]
  • De la importancia del IGV
    Pedro Pablo Kucziewsky suele declarar que logró ganar esta apuesta cuando fue ministro de Alejandro Toledo hace más de una década. Pero se tiene que tomar en cuenta dos cosas: En primer lugar, la presión tributaria en el Perú es una de las más bajas de América Latina y está muy lejos del promedio de los países de la OCDE. En la segunda, lo señalado por la revista Estadísticas tributarias en América Latina (publicada por el Centro Inter-Americano de Administraciones Tributarias, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe y la OCDE), en la cual se explica la evolución de los ingresos tributarios en el Perú entre 1990 y 2010[5]. El porcentaje de los impuestos indirectos (IGV por ejemplo) y específicos en los ingresos fiscales totales se ha reducido substancialmente pasando de 60 a 38% en 20 años. Ya no estamos en las épocas en que PPK era ministro. Segundo, el aumento de los ingresos tributarios impuestos se debe en gran parte a los impuestos sobre la renta y las utilidades (Impuestos directos), lo que se explica según el estudio por la contribución de empleados corporativos (28% de la recaudación total) y la buena salud del sector minero. Asimismo, el tercer factor del incremento de la recaudación tributaria son las contribuciones realizadas por el sector minero en el gobierno de Alan García (Obras por Impuestos). En honor a la verdad, cabe resaltar que la tasa del IGV afecta a los de manera proporcional los más pobres, ya que por ejemplo, una diferencia de 1 sol en el kilo de arroz puede hacer la diferencia a fin de mes. Pero en una economía informal y con una legislación sobre elusión financiera que se hace esperar [6], es poco probable que tengamos los ingresos necesarios para los objetivos que tiene PPK.

PPK - en chiclayo

  • La Economía informal: ¿Usted deja su puerta abierta porque está prohibido robar?
    Pedro Pablo Kuczynski, como otros economistas y peruanos de a pie, señala el grave problema que representa la economía informal para el erario nacional. Sin embargo, está bastante bien admitido que las explicaciones y las soluciones tienen que ser múltiples: un régimen normativo opresivo; la débil capacidad de supervisión y ejecución del estado; y la existencia de servicios públicos deficientes [7] (y lo dicen en una publicación del BCRP a quienes no podemos acusar de ser unos comunistas que no han hecho nada en su perra vida). El plan de gobierno de Peruanos Por el Kambio solo se interesa en la primera causa de la economía informal.  Este aspecto funciona bastante bien cuando el sector informal es marginal, pero en el caso peruano es la norma y no la excepción. Además, con muy poca honestidad intelectual, Pedro Pablo Kuzciewsky sustenta su propuesta diciendo que hay una clara correlación entre altas tasas de IGV y la informalidad. Para esto se apoya en un artículo de Roberto Machado llamado The Informal Economy in Peru: Magnitude and Determinants, 1980-2011 [8]. Pero este mismo artículo señala que un estudio econométrico muestra que el factor principal para explicar la economía informal es la productividad, y que la tasa de IGV es un factor secundario. Estos actores económicos no prefieren la economía informal por un complicado análisis de la presión normativa y fiscal. Lo son porque no hay una buena razón de no serlo e igual nadie se va enterar y sus clientes jamás se lo van a incriminar. Aquí hay dos puntos débiles bastante fuertes. Primero, es que el plan de gobierno de PPK solo se interesa a las MYPES de manera secundaria. Se plantea agregar un nuevo régimen tributario temporal para las MYPES a los ya poco eficaces RER y RUS, con lo cual podemos esperar sentados la simplificación burocrática del estado para los pequeños actores de la economía. Por el lado de la supervisión, no hay nada. En materia laboral, por ejemplo, la palabra SUNAFIL (Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral) no aparece en el plan de gobierno. Con lo cual nunca habrá un control eficaz de cumplimiento de las leyes. Entonces siempre sera muy simple ser informal en Madre Dios, en Apurimac o en Polvos Azules. Por el momento la SUNAFIL hace lo que puede con su magro presupuesto en el segundo piso del Ministerio de Trabajo y espera que algún día convertirse en algo parecido a la SUNAT. No parece ser la prioridad de nadie, salvo de Keiko Fujimori (sic)[9].
  • Dejar correr el déficit hasta que deje de ser presidente
    Para cualquier madre o padre de familia sensato, gastar más de lo que se gana y recurrir a préstamos es una pésima idea. Para un economista liberal neo-clásico es simplemente un pecado conceptual. Esta es tal vez la parte más heterodoxa del plan de gobierno de Peruanos Por el Kambio. El ex hombre fuerte del cruce del jirón Junín con Lampa propone simplemente modificar la Ley de Fortalecimiento de la Responsabilidad y Transferencia Fiscal.  Esta ley establece que el déficit estructural no debe sobrepasar el 1% del PIB. Pedro Pablo Kuzciezsky propone modificar una ley que fue pensada para garantizar la estabilidad normativa y tributaria y que el déficit pueda correr libremente hasta el 3% del PIB mientras él sea presidente (hasta el 2019 o 2021 según el párrafo de su plan de gobierno). Esta ley acaba de ser modernizada en 2013 y cuyo precedente se dio en el 1999 y permitió gran parte del “milagro macroeconómico peruano”. [10] Este déficit será financiado por el endeudamiento externo o interno según el plan de gobierno de Peruanos Por el Kambio. En buen cristiano esto significa financiar el déficit del estado en los mercados financieros –a fortiori internacionales. Esto es algo, que no solo trae malos recuerdos a los peruanos, pero también fue una de las principales causas de la crisis de la deuda. La excelente y reciente tesis de doctorado de Bejamin Lemoine (profesor de Ciencia Política en el Institut dEtudes Politiques de Paris) muestra cómo, en el caso francés, este tipo de políticas de endeudamiento fue un acto proselitista e ideológico sin sustento técnico de algunos funcionarios del franceses en los años  80 [11]. Está de más decir que después de la crisis financiera del 2007 y con la amplia producción científica en economía sobre el endeudamiento del Estado, la propuesta de PPK parece más un capricho noventero.

000280905W

PPK y Humala

Cabe resaltar además que PPK ha saludado la gestión de Humala en los aspectos técnicos. Uno de las políticas de este gobierno más celebrada por los medios de prensa ha sido bajar el impuestos a la renta y otros. Fue un golpe duro para el presupuesto del estado y hasta ahora seguimos esperando que nuestros ingresos fiscales suban. Sin ellos nunca tendremos el Perú que Kucziewsky, Mendoza y Barnechea quieren: un país con más inclusión social. Discrepan en los medios, pero seamos honestos, tienen los mismos objetivos.

Más allá de los escándalos mediáticos que desgraciadamente son el pan de cada día, quien diría que Ollanta Humala no cree en la inclusión social y necesidad de construir más infraestructuras. Las coincidencias entre los dos hombres son muchas en realidad.

Así, muchos de los grandes proyectos de infraestructura para el periodo 2016-2021 que figuran en las primeras páginas del plan de gobierno de PPK, son en realidad proyectos iniciados durante el gobierno de Ollanta Humala.

Y si hablamos solo del metro hay un error garrafal en el pequeño resumen. Las líneas actualmente en construcción son la línea 2 y 4 y PPK promete terminarlas (de todas maneras el Estado está obligado a cumplir sus obligaciones contractuales). El equipo de PPK habla de la línea 2 y 3, pero Kuczynski no habla de la verdadera línea 3 que va de San Juan de Miraflores a Puente Piedra y cuyo estudio de factibilidad será concluido el próximo mes [12]. Tal vez sea porque la línea 3 es subterránea, y Kuciezsky siempre ha estado en contra de las líneas subterráneas porque le parecen caras [13] . De alguna forma los habitantes de los conos limeños no se merecen tener una red de transporte de nivel mundial como los de Quito o Santo Domingo.

No se pretende decir que Pedro Pablo Kuciewzsky sea un improvisado. Tiene ideas excelentes como implantar oficinas de ProInversion en las capitales regionales o hacer una carta única de identificación medica. Pero, muy al pesar de muchos peruanos, no hay un leader que nos vendrá a salvar, no hay hombres providenciales, nadie es irremplazable. Hay que tener confianza en la nuestra precaria pero heroica administración pública.

Lo más probable es que el Perú en 5 años tenga los mismos problemas. Todos los ríos van al mar y el mar nunca se llena. Lo que fue, eso mismo será; lo que se hizo, eso mismo se hará: ¡no hay nada nuevo bajo el sol!

Elías González

Redactor de Radar


Article Source: PPK: El voto irresponsable.
« Previous Post
Next Post »