Coherencia Perú

El Perú que queremos

Queremos un Perú en el que todos los peruanos y peruanas puedan ser felices. Y entendemos la felicidad no como un momento o una experiencia aislada, sino como la búsqueda y el ejercicio constante de la libertad. En este sentido, ser feliz significa ser libre para elegir ser y hacer lo que cada uno tiene razones para valorar. Es decir, ya que compartimos un mundo, tenemos razones para valorar determinadas acciones o encontramos la validez de lo que elegimos ser y hacer cuando actuamos en comunidad.  Por lo tanto, cada peruano y peruana es feliz, o encuentra su realización, en la medida en que es y hace lo que valora y que, a la vez, permite o procura el bien de su comunidad.

Al imaginar un Perú en el que todos los peruanos y peruanas podamos ser felices, no buscamos que todos ejerzan su libertad de la misma manera, sino que todos tengamos las condiciones básicas para ejercerla plenamente. Además, ser feliz  implica  aprovechar estas oportunidades para ejercer nuestra libertad al tiempo de ser conscientes de las responsabilidades y derechos que ello conlleva con la comunidad en la que vivimos. Reconocemos y valoramos la diversidad cultural existente nuestro país; por ello, esta concepción de comunidad supone la corresponsabilidad de todos los actores de la sociedad bajo la orientación de políticas de Estado fruto del consenso entre todos los peruanos y peruanas.

¿Cómo construimos el Perú que queremos?

Los peruanos y peruanas construimos el Perú que queremos a través de la consolidación de una sociedad de bienestar. Una sociedad de bienestar es una sociedad en la cual se garantizan oportunidades para que todos los ciudadanos puedan ser felices. Consideramos que las oportunidades vitales para generar una sociedad de bienestar están relacionadas con su sostenibilidad social, económica y ambiental. La sostenibilidad social se garantiza con educación y salud de calidad, y un sistema de justicia que funcione; la sostenibilidad económica con un saludable manejo de los recursos; y la sostenibilidad ambiental preservando el mundo que compartimos para generaciones presentes y futuras.

¿Qué necesitamos para construir este tipo de sociedad? Por un lado, necesitamos peruanos y peruanas que ejerzan activamente su ciudadanía. Es decir, ciudadanos y ciudadanas que se caractericen principalmente por ser: interculturales, que reconozcan y valoren la diversidad y que se interrelacionen a través del diálogo horizontal; responsables, que se sientan parte de una comunidad y actúen buscando su bien; creativos, que imaginen, produzcan y aprendan constantemente; y autónomos y críticos, que se informen, participen, evalúen, reflexionen, discrepen, y tomen posición en eventos cotidianos. Por otro lado, necesitamos actores garantes de las oportunidades mencionadas. Estos son el Estado, la sociedad civil organizada y las empresas que deben consolidar una visión estratégica del país y un plan conjunto que permita ejecutarla.

¿Al buscar la felicidad qué rol cumple la política?

La política es la dimensión del ser humano que nos da la posibilidad de ser y vivir en comunidad, de comprenderse parte de un grupo y definir su identidad mediante la formación y las condiciones que recibe, y así elegir la vida que valoran y las decisiones que toma en su entorno.

Toda acción individual es un acto político que tiene consecuencias en otros y en la vida en comunidad; por lo tanto, cada uno de nuestros actos implica el ejercicio del poder. El poder político implica ser consciente de nuestra capacidad de hacer y de hacer que otros hagan en un contexto social. Por lo tanto, debemos organizar nuestra sociedad para que aquellos que gobiernan o tienen poder político utilicen su poder para construir una sociedad en la que las personas a quienes sirven puedan ser felices. La acción política debe ser un acto pedagógico que sirva como canal de acuerdos y discrepancias entre los ciudadanos y todos los actores involucrados para la construcción de una sociedad de bienestar.

Por ello, el único sistema sobre el cual puede sostenerse esta forma de poder es la democracia, que consiste en la presencia y participación equitativa de la ciudadanía en su gobierno. Un Estado y gobierno democrático son aquellos basados en el diálogo y la representación legítima de quienes ejercen el poder. No basta con establecer estándares comunes democráticos, sino que es necesario crear mecanismos de interacción entre todos los actores de la sociedad, valorando su diversidad y que estos sean funcionales a la lógica de la realización de las personas y la felicidad de los peruanos. Además, un sistema político democrático encuentra su sostenibilidad a través de la transparencia, la meritocracia, una adecuada y ética gestión de los recursos y mecanismos de rendición de cuentas a los ciudadanos. Estas condiciones evitan que en este sistema los intereses particulares prevalezcan sobre los intereses comunitarios.

Sólo al concebir que nuestros actos como gobernantes o ciudadanos se enmarcan en esta forma de ver la política, la sociedad podrá alimentarse constantemente de la creatividad, reflexión y acción de todos los que la conforman, tanto a nivel individual como a nivel colectivo.

Lea las siguientes secciones del Ideario:

DESCARGUE EL DOCUMENTO COMPLETO: Ideario coherencte