Fronteras con Vida Propia

Fronteras con Vida Propia

Todos hemos viajado en algún momento de nuestras vidas, cuando somos niños los caminos siempre son largos y cuando crecemos tenemos más conciencia del tiempo y con ello sabemos qué tan pronto llegaremos a dónde nos hemos propuesto. Pero poco o nada sabemos de nuestras fronteras, qué pasa en esos espacios, qué es una frontera, quienes las cuidan, y qué tan seguras son, a propósito de la ola migratoria de los últimos años  o los prófugos que conocemos por cierta y presunta comisión de delitos.

Frontera no implica solo la definición de límites territoriales, ya que lo importante es que comprendamos quiénes tienen a su cargo la protección de los mismos. En el caso del Perú son las FFAA y la PNP, cuya función principal es la de preservar el espacio que ya es considerado territorio nacional sin que se produzca ninguna vulneración, bajo principios éticos de protección y respeto por los derechos humanos, para mantener una vecindad saludable con los países fronterizos. También existen diversos medios diplomáticos para mantener esas buenas relaciones internacionales.

AFP

AFP

Tenemos casos fronterizos controvertidos que van desde distritos, como : Magdalena -San Isidro ( http://peru21.pe/actualidad/magdalena-vs-san-isidro-bronca-casi-100-anos-2222539), en donde la pugna es el reconocimiento de uno por otro y el efecto de esto se traducirìa en recaudación tributaria.  Otros como el reciente diferendo marítimo resuelto el 2014 en La Haya, entre Chile y Perú (http://larepublica.pe/24-03-2014/peru-y-chile-preparan-en-lima-el-acta-definitiva-sobre-frontera-maritima). El control en nuestros linderos de país también puede constituir una situación tensa y a veces bochornosa frente a la conducta de un prófugo, el cual quiere ‘evitar la justicia’ y ya no se limita a solo esconderse en un lugar dentro del territorio donde cometió un delito o en el cual se exige su investigación por ser el principal sospechoso. Aún en esos casos se debe mantener el respeto por los derechos humanos, porque un estado no puede actuar al mismo nivel que un criminal; sin embargo, también se debe hacer uso de medidas fuertes y programadas, para que dichos sujetos puedan enfrentar las acusaciones y finalmente sean sancionados.

Las fronteras se encargan en delimitar espacios, y con eso su soberanía, bajo las normas del derecho internacional (http://www.academia.edu/3840238/Concepto_juridico_de_frontera), y así es como surge lo positivo en cuanto a la existencia de una frontera, ya que se puede evitar la intromisión de un estado en otro. Pero nos podríamos preguntar si acaso la última política migratoria de los Estados Unidos bajo la premisa de protección de su propio territorio y soberanía afecta sus buenas relaciones con otros países, y efectivamente podríamos concluir que así es porque muchas relaciones diplomáticas están en juego. Así se traten de países de tamaño terrritorial pequeño, los problemas de respeto de derechos humanos de migrantes que hemos visto en las recientes noticias en Estados Unidos (EEUU), están relacionados con personas que en su mayoría son de centroamérica, principal tránsito para los tratados de comercio entre los EEUU y Sudamérica.

Pero por otro lado, bajo estas definiciones de control territorial y soberanía, aceptemos que cualquier país es invadido por un prófugo exportado. Si fuera nuestro país el invasor tendría que darse una reacción inevitable , y entonces cabe preguntarse: ¿quiénes están vigilando las fronteras?, ¿quién nos protege no solo de la salida de prófugos, sino del ingreso de otros a nuestro país?, ¿es justo pensar que existe ‘intercambio’ de dinero para que este “buscado” pase como si no tuviera restricciones?

Grupo RPP 2015

Grupo RPP 2015

La constante en Perú desde hace unos años es que alguien que se escapa de la justicia peruana, no nos hace cuestionarnos sobre la vulnerabilidad de nuestras fronteras, y que por el contrario, existe una pasividad y  absoluta naturalidad, que sinceramente, deja en evidencia lo frágil que puede ser esa línea que separa nuestra tierra de otra y de quienes tienen a su cargo la protección de la misma.

En la lista de perseguidos encontramos a un Fujimori que primero huyó a Japón renunciando a la presidencia del Perú desde allá vía fax, y luego tuvo que ser extraditado de Chile (http://internacional.elpais.com/internacional/2007/09/21/actualidad/1190325613_850215.html). Vladimiro Montesinos fue expulsado por las autoridades venezolanas, ya que las relaciones diplomáticas entre Perú y Venezuela se ponían cada vez más tensas, porque la oposición de Chávez lo acusaba de sus nexos con Montesinos (http://www.veneconomia.com/site/files/articulos/artEsp162_6.PDF). Y entre los más actuales, destaca el caso de Orellana – jefe de una organización de estafa – que llegó a Colombia y fue expulsado (http://elcomercio.pe/politica/justicia/orellana-expulsado-colombia-tarde-noticia-1771413). Otro caso reciente es el de Belaúnde Lossio, que fue encontrado debajo de una cama en Bolivia por los policias de ese país. Luego de ser expulsado, Bolivia rechazó la recompensa ofrecida por el estado peruano (http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/05/150528_bolivia_peru_martin_belaunde_lossio_fugitivo_ng).
Y hace unos años el presunto culpable de negocios ligados al narcotráfico, Oropeza, fue capturado en Salinas, Ecuador. Lo común entre la mayoría de estos personajes es su nexo con la política, lo cual muestra el camino más perverso y que anula la posibilidad de renovar la ‘clase política’ , y nos sigue poniendo esa frontera de crimen que como ciudadanos queremos desaparecer.

Escribe C27S

« Previous Post
Next Post »